Noticias

En medio de la pandemia, generadoras siguen con el bombillo encendido

Las empresas de energía aseguran que, en medio de la pandemia, hay enseñanzas y oportunidades. Esperan nuevas inversiones, innovación y movimiento de portafolio. La reforma tributaria, un corto circuito.

Las compañías dedicadas a la generación eléctrica afirmaron que el 2020 fue un año difícil por la coyuntura pandémica que conllevó a un austero confinamiento y a unas restricciones que derivaron en dificultades, quiebras en el sector real de la economía, cierre parcial de empresas, desempleo y desde luego en un menor consumo de energía.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Director Ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras, ANDEG, Alejandro Castañeda Cuervo, aseguró que en su momento la disminución en el consumo llegó al 20 por ciento, sin embargo, aclaró que, al cierre del año anterior, el país reaccionó y estuvo un poco por debajo de los niveles de consumo que se reportaban antes de la pandemia.

“El sector se ha venido recuperando desde el punto de vista de consumo eléctrico”, declaró el señor Castañeda.

De otro lado manifestó que el año pasado y el que avanza, lo que se ha visto es que, los proyectos comprometidos en la subasta del cargo por confiabilidad se han venido ejecutando, siguen a paso firme y recientemente, hace unos 15 días, fue inaugurada la estación de Termoyopal que ofrece 150 megavatios y destacó que el año anterior fue terminada la ampliación de Termo-Valle que puso a disposición del público 40 megavatios adicionales.

En adelante lo que se espera, informó Castañeda, es que se les dé continuidad a proyectos como el cierre de ciclo de Termocandelaria que son casi 350 megavatios anexos de nueva capacidad y Tesorito que es una planta reciente que está ubicada en Córdoba.

El directivo informó que este año se aguarda la consolidación del consumo y de esa manera reactivar a plenitud la actividad energética, llegando a los niveles pre-Covid-19. Desde luego, añadió, el sector eléctrico está muy pendiente del desarrollo de los proyectos claves en la confiabilidad hacia adelante y que permitirán la expansión de las energías renovables que es el otro elemento puesto que existe expectativa por este tipo de planes que sumarán 2.200 megavatios al sistema, una razón de peso para seguir con esos trabajos en ejecución, eso sí superando los problemas existentes desde el punto de vista licenciamiento o de consulta previa. Sobre este asunto, Castañeda afirmó que, de lograr destrabar los inconvenientes, esa nueva generación entraría en operación en 2022.

Frente al marcado interés de los inversionistas por sacar adelante proyectos de energías renovables bien sea solar o eólica, el futuro es alentador porque persiste un estrecho compromiso del Gobierno con la tercera transformación energética y sin duda alguna hay enorme interés, habida cuenta que Colombia tiene un sugestivo potencial para ese tipo de generación eléctrica. De todas maneras, estimó que esas nuevas apuestas tienen, necesariamente, que estar respaldadas por la energía firme y obviamente energías que no varían como la renovable, luego la generación térmica también es importante porque puede apalancar todo el asunto de tecnología para el desarrollo de energías renovables y su respectiva expansión.

Venta de ISA, hay aspectos por aclarar

Indicó que el tema de Ecopetrol y la adquisición del paquete accionario de Interconexión Eléctrica S.A. E.S.P, ISA, fue un movimiento desde el punto de vista de solventar un inconveniente fiscal porque básicamente ISA es un transportador de energía y un agente que debería ser neutro en el sistema eléctrico.

Sobre esa operación, Alejandro Castañeda expuso que hay cosas que preocupan, dejando claro que ya hay anuncios por parte del ejecutivo, sin que ello reste atención y expectación porque el operador del sistema que está dentro de ISA, no debería entrar en la sonada transacción. Días atrás se conoció que el Gobierno no incluiría a XM, administrador en el país del Mercado de Energía Mayorista, MEM, por lo que apartaría de dicho proceso de absorción a la firma rectora.

XM es una empresa del Grupo ISA, especializada en la gestión de sistemas de tiempo real, la administración del mercado de energía mayorista y el desarrollo de soluciones y servicios de energía e información. XM aporta al desarrollo sostenible de Colombia y ofrece energía de calidad a los colombianos.

En su momento XM saltó a la palestra como operador, justo en medio de un monopolio para la transmisión del servicio, el mismo que ya no figura puesto que ISA es dueña del 47,9 por ciento del Sistema de Transmisión Nacional, STN. Por estar anexa a un operador con participación mayoritaria, lo que según los expertos conduce a un circunstancial conflicto de intereses por una información privilegiada es los despachos de energía. XM, no debe estar atada a ISA pues sería incomprensible contar con un sistema que rompe las reglas de juego si entra en venta, un golpe institucional al común acuerdo que existe al interior del sector eléctrico.

 

“Eso debería estar por fuera del negocio porque obviamente el operador es el que toma las decisiones de quien sale o no despachado en un momento determinado, simplemente no genera, entonces si yo soy un agente como Ecopetrol que tengo intereses en autogeneración a gran escala, es decir 150 megavatios en ese plan y adicionalmente tengo gas para venderles a las térmicas, pues no sería conveniente que ese agente esté en cabeza de Ecopetrol. Como se dijo, el Gobierno había anunciado que XM no haría parte de ese movimiento”, especificó Castañeda Cuervo.

A criterios del Separar esa administradora, tranquilizaría y le daría claridad al cliente, tal y como se hace en otros mercados que cuentan con un agente totalmente neutro, en este caso no puede haber intereses particulares y por eso hay a la fecha tres opciones, en principio el Gobierno se quedaría con él y lo manejaría como entidad pública, dos, lo pondría en venta a un tercer agente que no tenga nada que ver con el sistema eléctrico colombiano o cómo funciona en otras partes, muchos agentes del sistema son los dueños del administrador sin que alguno de ellos tuviera el control. Lo más aconsejable, dijo Castañeda, sería que un tercero independiente lo tomara.

El Director Ejecutivo de ANDEG señaló que con la venta de ISA, se genera una incertidumbre por temas pendientes como el de XM que le resta tranquilidad a un mercado y por ello el mensaje es que XM no puede quedarse en Ecopetrol, tiene que estar fuera tanto de la estatal petrolera como de ISA.

Colombia, importante en generación, reformas, un corto circuito

Pese a las ventas de electrificadoras regionales y de empresas de gran calado como ISA e ISAGEN que generaron crítica, a los pasos complejos con Hidroituango y a la expectativa que tiene el país por la falta de solidez contractual, en confiabilidad y poca estabilidad en las reglas de juego, Colombia sigue siendo un lugar atractivo para la inversión y clara muestra de ello es la compra de Termovalle que fue adquirida por una empresa que tiene inversiones en Termoflores.

En opinión de Castañeda, el mensaje que se ha entregado es que debe haber una señal clara hacia los inversionistas de largo plazo porque hay proyectos de ley que están en trámite, como que no van muy de la mano con la visión que tiene el Gobierno, luego es un aspecto que preocupa porque debe haber certeza de cómo invertir en el país.

Un punto por considerar es la constante presentación de reformas tributarias que han espantado inversiones e inyecciones de capital porque llegan a Colombia con unas condiciones y en seis meses o en un año se encuentran con otras.

“Este es un tema complejo porque el país desde el punto de vista tributario tiene un esquema pesado para las empresas, entonces estamos muy a la expectativa de cómo se presenta el nuevo paquete tributario y de allí conjeturar o analizar de qué manera se afecta al sector y como lo impacta”, aseveró el economista.

Entrando en el tema tributario, el Director Ejecutivo de ANDEG estimó que hay múltiples propuestas e igual cantidad de opciones que parten desde incrementar el impuesto al valor agregado, IVA, hasta bajarlo de manera considerable aplicándolo al total de los productos, eso sí, eliminando los llamados diferenciales. Solo de esa manera sería más fácil y mucho más eficiente recaudar el tributo que dejaría más dinero en poder del Gobierno y flexibilizaría los pagos por compras y ventas de bienes y servicios.

Un asunto a revisar dijo, es el de las exenciones tributarias porque Colombia está ahogada por estas representando muchos billones de pesos, mucho más del recaudo que busca con la actual propuesta impositiva. Manifestó que no es justo que muchos paguen impuestos elevados mientras muchos sectores gozan de beneficios y gabelas desde hace ya varios años.

“El Gobierno tiene que centrase en eso, eliminar exenciones, ampliar la base del IVA y revisar el tema de renta, pero la clave de todo y de una reforma exitosa pasa indeleblemente por eliminar exenciones y para ello debe mirar beneficios innecesarios y determinar cómo los focaliza o enfoca”, expresó Castañeda.

Años atrás los sectores solían hablar de falencias o requerimientos para funcionar de la mejor manera y eso pasaba por reglas de juego, costos, impuestos, conciliaciones, aspectos ambientales y una retahíla de exigencias que terminaban en demoras o en la imposibilidad de desarrollar proyectos de todo tipo. Actualmente, indicó ANDEG, hay un buen ambiente y reconoció los oficios del Gobierno de turno que le apunta con decisión a la transformación energética.

En ese frente, comentó, hay todavía temas de regulación que pueden mejorar el funcionamiento del mercado, hacerlo más eficiente, mucho más participativo hacia la demanda, y obviamente eficaz desde el punto de vista formación de precios en el corto, mediano y largo plazo. El conocedor estimó importante mejorar el esquema de los contratos y la contratación. Afirmó que muchos aspectos van bien, empero, sostuvo que hay muchas cosas por hacer, pero reconoció que lo positivo de esa misión es que está retomando el trabajo que se venía haciendo.

Insistió que, en medio de todos los avances, es necesario hacer los ajustes desde el punto de vista regulatorio para llevar toda la confiabilidad al mercado eléctrico y puntualmente al de generación.

Colombia cuenta hoy con unas 35 generadoras entre termo, hidroeléctricas y otras ofertas renovables. Para el próximo quinquenio el gremio espera aumentar megavatios de capacidad lo cual implica inversión y nuevos desarrollos energéticos.

Subrayó que la idea es que a 2022 ingresen cerca de 3.500 megavatios nuevos que ya están comprometidos, luego de ello habría que mirar el sector como un todo y sus posibilidades de expansión, lo cual sugiere la entrada de 2.000 o 2.500 megavatios entre 2025 y 2026.

Una estrategia que funcionó de manera espectacular fue el cargo por capacidad porque garantizó el abastecimiento de energía, independiente de las temporadas o los fenómenos climáticos por críticos que estos vengan. Hay, comentó, una capacidad pendiente de entrar lo cual le seguirá dando tranquilidad a Colombia, a sus ciudadanos, comercios y empresas.

Las termoeléctricas mostraron un buen funcionamiento, tanto aquellas operadas con gas y las carboeléctricas. Precisamente, contrario a lo que algunos piensan, las carboeléctricas o generadoras térmicas a base de carbón, tienen mucho futuro porque de un lado el país tiene un potencial carbonífero estimable y adicionalmente existe la tecnología para hacer buen uso de ese carbón, dato nada menor porque implica posibles inversiones en nuevos proyectos de generación eléctrica.

En su análisis, Castañeda Cuervo dijo que los nuevos mecanismos y todos los avances tecnológicos permiten reducir emisiones y ponerlas inclusive al nivel de las plantas de gas natural, luego todo depende de las señales que envíe el ejecutivo a los capitalistas y así esperar decisiones y grandes apuestas, porque es latente el interés por desarrollar proyectos en Colombia, el mineral abunda, pero las condiciones aún no son claras.

Despejando algunas dudas sobre el negocio de Ecopetrol-ISA en donde cualesquiera personas insinuaron que la fusión podría ser nefasta porque eventualmente en un país cegado por las políticas neoliberales existe la posibilidad de vender dos empresas por el precio de una o menos, pues en ese sentido Colombia no ha resultado un buen negociante, el experto aclaró que no se espera una jugada de ese calibre porque Ecopetrol y la misma ISA están blindadas por la ley.

Ecopetrol tan solo tiene autorización de vender hasta el 80 por ciento de sus acciones y únicamente pudo colocar un diez por ciento, el resto demanda un permiso del Congreso de la República lo cual toma tiempo. Con el pasar de los años y si llega una nueva crisis fiscal, el Gobierno posiblemente entraría a valorar esos activos y venderlos por separado o uno dentro del otro, pero por el momento nada de eso se contempla porque Ecopetrol está avanzando en su transformación y allí ISA es mucho más que estratégica.

Hidroituango, una oferta importante

El anuncio que Hidroituango entrará en operación en el primer semestre de 2022 por lo menos con las dos primeras unidades es una noticia muy positiva, advirtiendo que el proyecto ya debería estar en pleno funcionamiento en ese tiempo, de todas maneras, van superándose los problemas y vendrá una mano importante en energía firme y en contratos.

Para el directivo el proyecto Hidroituango dejó grandes lecciones y enseñó cómo se deben y como no se deben hacer las cosas pues con el aprendizaje ya no habrá improvisación, demoras, pérdidas e incertidumbre como pasó en su momento.

En medio de la necesidad de caminar hacia una nueva fuente de energía para recuperar planeta y dejar el petróleo atrás, como ya está pasando, Colombia en consideración de Castañeda, ha sido tímida, básicamente por el lado del transporte y allí, dijo, hay mucho espacio porque el segundo sector que más contribuye con las emisiones de dióxido de carbono es el transportador, aclarando que el parque de carga es obsoleto, con 25 años en promedio y altamente contaminador. Justo en ese sector hace falta mayor iniciativa del Gobierno para impulsar todo lo atinente a recambio tecnológico y mirar alternativas como electricidad vehicular para ciudades o gas natural. El asunto puede prosperar porque inclusive cabe la posibilidad de operar con unas combinaciones que facilitan la actividad transportadora de mejor manera.

“En ese frente necesitamos un empujón de movilidad sostenible, ya no solo eléctrica sino verosímil y razonable”, concluyó Castañeda Cuervo.

La Asociación Nacional de Empresas Generadoras, ANDEG, nació en noviembre de 2010. Es un organismo privado sin ánimo de lucro, en la cual se congregan 14 sociedades generadoras de energía eléctrica ubicadas en Colombia.

Al interior de ANDEG se encuentran empresas de servicios públicos domiciliarios de régimen privado y público, las cuales representan 4.031 MW de capacidad efectiva de generación correspondiente al 22% del total nacional. Según la asociación, estas empresas tienen una energía firme de 35.311 GWh-Año para entregar al sistema, lo cual corresponde al 49% del total de la demanda comercial del año 2019.